lunes, 19 de julio de 2010

EL HUERTO INMEDIATO II


( capítulo segundo)

Un tío abuelo mío, por parte de madre, se había casado con una maharaní hindú, a quien llevó a vivir a Granada desde las lejanas orillas del río Jhalum en el valle de Cachemira.

No tuvieron hijos y sí un gran afecto por mí. Me contaban historias preciosas de la India, de los vedas y del budismo. Alguna vez me sentaron a meditar con ellos en el carmen que tenían por el Albaicín. Yo era un crío que gustaba del silencio y conseguía poner la mente tranquila y calma, lo que me procuraba paz y bien.

Una tarde de Corpus andaba yo con los maharanís en su carmen, cuando llegó el mecánico de casa para llevarme a no sé qué gaita familiar. Me disgusté mucho, pues los tíos me iban a hablar a la puesta del sol del Buddha niño, cuando todavía se llamaba Siddhartha Gautama. Para consolarme, mi tío me tomó de la mano y me llevó al estudio de su torre, clausurada siempre por una llave de plata que colgaba de su cuello y de un cordón trenzado con hilos de oro y seda magenta.

El torreón era un sueño. El sueño de mi vida. Servía de observatorio astronómico, de laboratorio de alquimia, de biblioteca de libros teúrgicos y de teosofía y de recoleto fumadero de opio. Mi tío abrió mi mano derecha para cerrarla a poco sobre un cofrecillo de madreperla anacarada.

Habló así:
- No te enfades por pequeños contratiempos. Tampoco por los grandes pesares. Tienes muchas vidas para ser feliz. Cuando crezcas, siembra esta semilla en tierra por ti bendita. ¡Ah! primero debes ablandar el grano en agua caliente durante tres semanas, a contar desde la luna nueva de enero de cualquier año impar.

( ilustración de Torres Morenilla )

10 comentarios:

  1. Manuel al leer tu segundo capitulo ,de El huerto inmediato II, me has transportado al mundo mágico de las mil y unas noches , pero las mil y unas noches granadinas en el barrio emblemático del Albaicín con sus Carmenes floridos ,sus olores a jazmines y madreselvas del campo y a los frutales de la huerta un paraíso de cuento de hadas gnomos y duendes de embrujo y misterrio.

    Un abrazo de MA para ti amigo Manuel desde Granada, tu Granada bella.

    ResponderEliminar
  2. QUERIDA MARI ÁNGELES: ¡BARRIO ABIERTO PARA POCOS, PARAÍSO CERRADO PARA MUCHOS! MILLONES DE GRACIAS, AMIGA Y PAISANA...

    ResponderEliminar
  3. Perdón donde dice misterrio, quiero decir misterio.

    Un abrazo de MA para ti Manuel.

    ResponderEliminar
  4. Que bellos recuerdos que relatan historias.
    La memoria embalsama las vivencias y a través de los años las potencia y las hace nítidas en la memoria.
    Que bueno es haber vivido muchas vidas.
    Un escritor las necesita para ser bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tus historis amenizan mis tasas de te vespertinas y endulzan caldos con magia que llena mis sentidos de dulce espera.
    He leído dos capitulos seuidos y espero más caballero.

    ResponderEliminar
  6. ...Y LAS QUE NOS QUEDAN POR VIVIR, MI QUERIDA MARIAN...GRACIAS Y ABRAZOS

    ResponderEliminar
  7. ...¡TUS DESEOS SON ÓRDENES PARA MÍ! CONTINUARÉ CON MI HUERTO, SI TE GUSTA RECREAR CONMIGO AQUELLA EXPERIENCIA QUE MARCÓ MI VIDA...¡GRACIAS!

    ResponderEliminar
  8. Los más sabrosos frutos provienen de unos previos mimos posados en una semilla que espera ser germinada por el rocío de largas noches. Veo esas manos de niño preparando la alquimia de un huerto inmediato que empieza a arroparse con los turbadores aromas zen.

    Comienza la cuenta atrás de esa semilla.

    Espléndido, Guillermo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. SI HA GUSTADO A VIOLETA, ME ENCERRARÉ EN EL COBERTIZO PARA SEGUIR...¡SIEMPRE QUE ME DEJE ETHEL!

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!