miércoles, 28 de septiembre de 2011

Tiempo de crisantemos ( capítulo II )



(ilustración George Grosz )

(...es continuación )


-Porque no me da la real gana convertirme en la mujer de mi mujer que, para colmo, tendría que ser tu ex-mujer. Y te digo más: al final te perderán tu mala cabeza y tu jodida ambición.

El primate armado y rampante estaba muy cabreado. Cada vez más. El muy insolente va y me dice:
-Si quieres morir ya ¿se te ocurre manera menos dolorosa que un tiro en la boca?

Le había tenido al borde del k.o. y el muy cabrón seguía en pié por mi puta manía de dar lecciones de moral. Probé a atizarle un crochet emocional en pleno hígado:
-Eso es cosa de suerte. No te pongas sentimental.

Había llegado la hora de fajarnos cuerpo a cuerpo. O él o yo. Me atreví a añadir un golpe por debajo de la cintura:
-Quizá yo no haya sido más que el polvo de venganza de tu mujer. ¡Suelta el arma coño!

El tipo que me encañona con su revólver se crece y me vacila:
-Y tú, muerto de hambre… ¿no hubieras preferido fracasar como corredor de apuestas, en vez de hacerlo como chulo de putas?

No soy hombre de lecturas. Pero hay ocasiones en que tirar de un clásico puede desarmar al más pintado:
-La duda puede ser una atadura tan jodida como el amor. Tú tienes un problema. Un problema muy serio, diría yo: te cagas ante una mujer sexualmente consciente.

18 comentarios:

  1. "La duda puede ser una atadura tan jodida como el amor"... No tanto, no tanto... La duda no encañona al contrincante, el amor, sí...

    Se la ha cargado con la última frase que le ha dicho... Mal le veo salir de esta...
    En ascuas me tienes...

    Un abrazo sin pestañear.

    ResponderEliminar
  2. "La duda puede ser una atadura tan jodida como el amor"... No tanto, no tanto... La duda no encañona al contrincante, el amor, creo que sí...

    Se la ha cargado con la última frase que le ha dicho... Mal le veo salir de esta...
    En ascuas me tienes...

    Un abrazo sin pestañear.

    ResponderEliminar
  3. "La duda puede ser una atadura tan jodida como el amor"... No tanto, no tanto... La duda no encañona al contrincante, el amor, creo que sí...

    Se la ha cargado con la última frase que le ha dicho... Mal le veo salir de esta...
    En ascuas me tienes...

    Un abrazo sin pestañear.

    ResponderEliminar
  4. Juegos de palabras humor, muy bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Este capitulo amigo Manuel, se pone interesante con estos personajes tan variopintos de barrio hombres duros de la vida y mujeres promiscuas.
    Una mezcla explosiva de amor odio y venganza entre clanes.

    Esperando más lectura estoy cuando gustes de regalarnos tu escritura.

    Besos de luz.

    ResponderEliminar
  6. Uff, bendita soledad. Al tiempo de las emociones intensas apenas si hizo acto de presencia le aticé un crochet en el espacio del tercer ojo, con intención de dejarlo ciego y que no me encontrara. Llevaba el puño cerrado dentro del cual se encontraba una pequeña navaja por si fallaba. El arte de la tranquilidad. Beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Bien Marisa! Bendita sea la duda que no mata la esperanza...

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, te felicito.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  9. Manuel, el crisantemo es la flor de la madurez, cuando las sombras empiezan a hecerse más largas y las hojas secas se pudren dejando el suelo abonado para que los recuerdos germinen, ahí va

    Tras el cristal:


    En la sala que da al jardín,
    donde todavía florecen las margaritas,
    firmamos, tras el cristal empañado,
    una revuelta de pactos solitarios,
    y bajo un murmullo apagado de satén
    rasgamos el cuerpo
    según el antiguo orden de la colmena.

    He aquí el contrato solidario,
    el de los grandes amores:
    una derrota de rosas
    que nos traerá la luz del otoño
    y las manchas pardas en la piel,
    y después del equinoccio
    florecerán, entre tú y yo,
    los crisantemos del jardín cercado.

    salud amigo
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  10. Un planteamiento filosófico: la duda y el fracaso, ahí reside todo el meollo de la existencia. Imagino una melodia para esta escena, por ejemplo: Do you know what it means to miss New Orleans, en la versión de la Sant Andreu jazz big band.

    ResponderEliminar
  11. Gracias cumplidas a Mari-Pi-R. Saludo y me inclino con respeto.

    ResponderEliminar
  12. ¡Gracias, mi querida MA! Nunca fuera caballero...

    ResponderEliminar
  13. ¡Coño lo tiene difícil!
    Maaaaaassss!
    Dos besos

    ResponderEliminar
  14. 40añera, ¡más verdes las han segado!...ya veremos ¡Moños! Tres pa' vos...

    ResponderEliminar
  15. Amaltea, así es: dudo, luego existo.
    ¡Voy de vuelo!

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!