martes, 26 de octubre de 2010

¡AL SOL DE LA BELLEZA! ¡LA PRIMAVERA! XV


( foto tomada por el autor )

( capítulo decimoquinto y final )

Yo participé en la fundación de la revista “Cuadernos para el diálogo”. Me gasté las veinticinco mil pesetas que tenía en una libreta de ahorro abierta en la Agencia Urbana nº 1 del Banco de Santander, en Claudio Coello esquina Goya. Guardo las acciones como recuerdo, pues aquella aventura se fue a pique, justamente una vez que nuestro sistema democrático estuvo implantado. Fue una bella contienda, mientras duró.

Ahora sé que la democracia cristiana es retrógrada. Pero aquel grupo no lo era. Quería un régimen de libertades para España. Y sabíamos que el catolicismo oficial de la Iglesia jerárquica estaba sosteniendo a la ideología reaccionaria dominante. La oposición a Franco tuvo cuatro frentes: los estudiantes universitarios(a partir del año 56), los intelectuales (pocos y mal avenidos), la organización llamada Comisiones Obreras y unos cuantos curas sueltos.

Ada y yo dejamos de vernos y de saber uno del otro durante largos años. Ella se fue a América y otros continentes y yo a mi mundo de ficción. He escogido una vida de transgresiones moderadas, de emociones medidas y necesidades controladas. No siempre lo consigo pero... “estoy en ello”. Nunca dejé de pensar en ella un solo día. Tal y como el “Ciudadano Kane” respecto de una chica que, un día cualquiera, vio fugazmente pasar en un tranvía.

Ahora es tarde para todo porque no queda tiempo para nada. Ni siquiera para seguir con esta historia, que empezó en primavera y me deja un regusto a grosellas y hongos de otoño.

La dulce tarde ha llegado a su fin. La aurora aclara el segundo día de mi otoño. Ninguna primavea, ningún otoño remedian nada. Ada ha vuelto al jardín de los dioses que nunca dejó del todo, pues apenas se mezcló con nosotros, los mortales. Desde que se fue no quedan flores en la tierra. Todas están junto a Ada, que regresó al origen.

Noto que la edad apresura mis gustos y mis disgustos. Me queda menos tiempo de tener paciencia, y las personas, la mayoría, no me procuran materia de esperanza. Me refugio en mi escritura, que busca exactitud y economía. Pocas palabras para pocos lectores. Se precisan pacientes lectores que lean con sosiego.

Con la calma que yo perdí, rota en pedacitos, el día en que Ada me llamó desde la isla de La Reunión. En aquel entonces Ada era conservadora jefe de un enorme parque natural. Llamaba para invitarme a conocer su paraíso perdido y, de camino, para que asistiera a su boda, allí mismito, con mi rival francés.

Entre ruidos e interferencias grité a Ada: «recuerda que nunca es necesario decir que sí». Añadí: «¿y yo»? Ada respondió: «ya eres mayorcito y sabrás arreglártelas».

Ada había inventado un sistema para crear una capa de estructura vegetal encima de la tierra que está debajo del bosque. Se siembra soja que no se recoge y se deja pudrir. El invento ahorra plagas y el petróleo que mueve la maquinaria pesada. Luego la selva crece sin hongos ni otras calamidades, sobre la capa de las matas de soja podridas.

Resulta que mi vida había permanecido en el filo de una navaja biotecnológica. Y que había caído del lado tonto. Comprendí que los malos tiempos no habían hecho más que empezar.

FIN

Tu étais trop jolie, trop jolie
Mon amour
Ton rire était trop frais
Et ton corps trop parfait
Tu aimais tant la vie, tant la vie…
... Tu étais trop jolie pour moi mon amour


Tu étais trop jolie, trop jolie
Mon amour
Tu étais une enfant
Vivant intensément
Moi je n’ai pas compris, pas compris…

… Tu étais trop jolie pour vivre mon amour (Aznavour 1959)

19 comentarios:

  1. "Tu étais une enfant
    Vivant intensément
    Moi je n’ai pas compris, pas compris…"
    Quizá sea ese el recumen de toda una vida llena de adoración por un ser demasiado intenso para llenar una realidad cotidiana.
    Besos con sabor a agradecimiento por permitirme ir conociendo partes de ti e intuyendo otras.

    ResponderEliminar
  2. Nada es para siempre amigo.
    El sabor del recuerdo es a veces más sabroso e intenso que el de la realidad, pero asi como el buen vino pierde calidad si lo abres y no lo saboreas la vida tiene sus momentos para paladear intensamente y asi tener ese regusto en las papilas de la memoria que te permiten contarnos su apasionado sabor.
    Mis besos

    ResponderEliminar
  3. Niña 40: la Parca te aparca para siempre. Hoy, estoy fundido. Te beso y me acuesto...

    ResponderEliminar
  4. En cada capitulo se va viendo en tu textos episodios de tu interesante relatos y vida, vas dejando tu esencia en cada capitulo que escribes con mucha sensivílidad y eres como una caja de sorpresas se va descubriendo intimamente tus sentimientos en tu interior y los plasmas con pasión.

    Ada te tenia loco, tú estabas por sus huesos y se te escapo de tu vida en esos momentos tuvo que ser muy rabioso ver que tenias un rival francés que la enamoro y se te adelanto, frustración total.
    Ada seria tu amor platónico idealizado...

    Un placer leer tus historias

    Abrazos de MA para ti amigo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias Mari Ángeles! A veces pienso que si Ada y yo hubiéramos llegado a vivir juntos...es posible que nos invadiera el desamor: ¡la convivencia es tan difícil!

    ResponderEliminar
  6. Transformaciones amorosas. Tirones del corazón.

    Es la vida...


    Un cordial saludo... preciosa fotografía!

    ResponderEliminar
  7. MI QUERIDA SUSI: modestamente, he de confesarte que, la foto que tomé la otra noche me gusta mucho. Se trata de una cámara muy pequeña que consigue una pátina años sesenta... ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  8. Elle court, elle court la maladie d'amour , dans le coeur des enfants de sept a soixante dixsept ans....cantaba Michel Sardou en los 70.
    El otro día un conocido comentaba que en esta vida estamos para dejar huella ( no se de qué tipo ); las tuyas, amigo , se plasman en tus dignos escritos....

    Un abrazo

    Maite

    ResponderEliminar
  9. ¡Querida Maite! ¡No me acordaba de Sardou!...Me parece que te puede más el afecto que la razón. Abrazo Manuel Mª

    ResponderEliminar
  10. Esta historia de Ada me emociona, no se por qué, serà por eso de los Paraísos perdidos.
    Te siento un misántropo perdido en tus recuerdos y bebiendo en la fuente de tus letras.

    Te envío un rayito de energía por si la necesitas.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Mi querida MarianGardi,¡Gracias por sentirme! Misántropo, misógino, misógamo...lo que tú me digas, será nuestro secreto. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Secreto a voces.
    Siempre te sentiiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  13. ¡Me inclino ante vos, a quien presento mis respetos, MarianG!

    ResponderEliminar
  14. Me gustó mucho escuchar la canción, muy linda.

    Un abrazo,

    Andri

    ResponderEliminar
  15. ¡Gracias mil, amiga Andri! Son canciones anteriores a que tú vinieras a este mundo...Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Manuel, he de darte las gracias por haber conjugado sinceridad, amor y sentimiento pero no te recrees en el color gris, que las grietas se convierten en vías de agua.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  17. Descubro tu blog me quedo viéndolo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!