sábado, 2 de abril de 2011

¡Huele a cuerno quemado!

Mi casa olía como la tarde,
a cuerno
quemado.







A chamusquina.
Salvé los muebles,
llamé a los bomberos y,
en un santiamén,
como quien dice, en
menos que canta un gallo,
asunto zanjado.



( fotos tomadas ayer tarde con mi móvil )

17 comentarios:

  1. ..y todo quemado, dándole ese tono oscuro a todo lo que está a mi alrededor. Me temo que ni el seguro tan apañao que me he ligado mientras veía arder el cuadro del salón, va a poder modificarlo.

    Un besote y buen finde

    ResponderEliminar
  2. Cuando he visto el título he pensado en la queratina, automáticamente, porque yo hice un escrito titulado así cuando me quemé una uña(que huele igual que el cuerno por el asunto de la queratina) pero, al ver las fotos, ya me he preocupado.

    Así que espero que no fuera nada importante.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Uff!! Menos mal que todos a salvo...

    Mucho cuidado.

    ¡Un saludiño sin quemaduras!

    ResponderEliminar
  4. ¡La llama purificadora de una obra de arte! ¡Me gusta! Un beso aplicado. Manuel Mª

    ResponderEliminar
  5. Mis aplausos, para el cuerpo de bomberos y otro para ti,por poner tu vida en peligro,y quedar a salvo, para salvar los enseres y recuerdos de familia.
    El susto ya paso sin más incidentes, de nuevo a reconstruir la casa con el dinero del seguro, si es que esta asegurada contra el fuego peligroso y destructor.
    Los muebles al guardamuebles.
    Mientras a vivir a un hotel.

    Besos de MA para ti y ya sin malos humos a tu alrededor todo vuelve a la calma.

    ResponderEliminar
  6. Ahí tienes una oportunidad para redecorar tu vida. Que estés sano y salvo merece una celebración y una invitación a los bomberos que con todas las penurias que están pasando acuden raudos con sus sirenas y su todo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Cierto es que las experiencias fuertes suelen resultar muy útiles a los escritores, pero tampoco hay que pasarse. Personalmente tengo una pésima relación con el fuego, quizá porque siempre recuerdo sus consecuencias en la montaña, los parajes desolados que a veces toca atravesar después. El humo es tan escandaloso como la sangre; quiero creer que haya estado más presente que las llamas… Besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias Amaltea! ¿Sabes que uno de los bomberos, tan aplicados ellos, encendió un pitillo al acabar la faena? Intenté invitar a una cañitas pero...estaban de servicio y no aceptaron. Te abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Espero que la cosa haya sido de poca importancia y estés bien...
    Y para otra vez, invierte los términos, llama a los bomberos y luego salva los muebles, por Dios Guillermo, que, en este caso el orden de factores sí altera el producto...
    Mis felicitaciones a los Bomberos, el cuerpo de bomberos siempre ha sido mucho cuerpo...

    Besos sofocados.

    ResponderEliminar
  10. Ten cuidado no te vayas a quemar tú.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. ¡Gracias MarianGardi! Un poquillo churrusqueta me quedé...Besos

    ResponderEliminar
  12. Amigo Manuel, pero qué estarías haciendo para olvidarte de la sartén.
    ¿Será que del humo del cariño nacen los celos o será que te quemaste jugando con fuego?. Nunca lo sabremos, lo que me desconcierta es que no intentaras salvar el Picasso.
    Un abracico

    ResponderEliminar
  13. Ahora sé que todo quedó en en eso... Olor a cuerno quemado (ajeno) aunque fueran tus enseres.
    Bravo por ese canto a la serenidad y un beso sin aroma para tu corazón alterado.

    ResponderEliminar
  14. ¡Oh, yes, I like so much!.
    I want more sites that like this.
    Thank you for your site.

    ResponderEliminar
  15. Vaya, un asituación difícil que al final se transforma en palabras que uno lee gustosamente.

    Menos mal no hubo heridos.

    Gracias por tu visita ami pequeño espacio, ya te sigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!