jueves, 20 de marzo de 2014

POLIANDRIA


En la cadena francesa TV5Monde, pasan un documental sobre el Tibet. Sale un pueblito, con su monasterio budista, sus monjes y lamas y su Himalaya al fondo.

Creo haber entendido mal al documentalista, que habla en francés, sobre una conversación de fondo en la lengua local. Pego el oído: ¡es cierto! En esa aldehuela cultivan la poliandria. Todos los hermanos varones se casan con la misma y única mujer. Lo explica uno de los tibetanos sometidos al régimen poliándrico: es la manera de conservar indivisa la tierra, la casa, el rebaño de yaks y los ajuares…


Si un hermano de los míos, cualquiera de ellos, se casa con Scarlet Johanson, podemos hablar…

11 comentarios:

  1. Se casa con ella... por ejemplo...
    Un beso, mi querido socarrón.

    ResponderEliminar
  2. A las mujeres de ese perdido lugar del mundo en el Tibet, se le acumula el trabajo con el régimen poliándrico, con tanto hombre en su vida no se pueden aburrir, seguro que tendrán estrés.
    Me pregunto, la elijiran a la esposa entre todos o la elije solo el primer hombre de la familia que se va a casar con ella a su gusto.
    Que triste ser mujer en ese lugar del mundo.

    Abrazos de MA, para ti mi querido amigo.

    ResponderEliminar
  3. María...¿cuál de ellos: el cura o el militar? Beso claro y sereno.

    ResponderEliminar
  4. Querida Ma, buena pregunta la tuya. Otra: ¿Y cada noche...a quién le toca? A veinte grados bajo cero, no se puede uno andar con el culo al aire...Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Pero qué conveniente!!!

    ja ja ja

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Mira que es rara la ilustración!

    ResponderEliminar
  7. Pienso que para determinadas mujeres puede ser muy conveniente...¡también puede serlo para hombres muy apegados a sus hermanos! ¡Gracias Etarinyeth!

    ResponderEliminar
  8. Interesante. Y claro, estrés asegurado, jejejeje. Ay, que tengo una imaginación muy...muy...pues mira muy ahora mismo que no se me ocurre cómo explicarla, jaja. Bueno, un beso.

    ResponderEliminar
  9. Todos los hermanos varones se casan con la única y misma mujer...¿y a Ella le preguntan si quiere disfrutar o no de esa poliandria?

    En el caso contrario, en la poligamia, se frunce el ceño ante el varón que disfruta de los placeres de varias odaliscas, ¿y en el caso de la poliandria, seguiríamos frunciendo el ceño?

    Existencialismo social y preguntón el que me ha dado hoy...
    ¡Qué complicado es l'amour...! (¿o era el sexo?)
    ¿Beso o abrazo?

    ResponderEliminar
  10. Que vida mas ajetreada la de estas mujeres…y lo de los turnos…mejor con cita previa, aunque habría que salir airosamente de la situación en que se encontraran todos en la puerta de su alcoba y no hacerle a ninguno el desprecio… :-)

    Nunca deja de sorprender la humanidad y las “costumbres” de ciertos lugares…

    Un placer pasar por aquí y buen fin de semana

    Muackss!!

    ResponderEliminar
  11. Mi querida Lady Ginebra:
    Lo realmente sorprendente es el régimen monogámico occidental, que se ha impuesto por razones religiosas y patrimoniales, amén de por otras menos confesables. No sé, pero vivimos de artificio en artificio...¡Conste que creo firmemente en la superioridad de la mujer!
    El placer es mío ¡que disfrutes del descanso semanal obligatorio! Millones de gracias y de besos...

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!